Depresión y cannabis: lo que debes saber

La cannabis se ha convertido en una alternativa eficaz para la depresión y, combinado con ejercicios de meditación y actividad física, los beneficios serán mayores.


- Escribe: médico cirujano Juan Lock, con estudios en medicina cannabinoide y medicina tradicional china


En el mundo, la depresión afecta a aproximadamente 300 millones de personas y ocupa el tercer lugar de las enfermedades más comunes a nivel mundial. Es la primera causa de discapacidad en el mundo y la incidencia es mayor en mujeres que en varones. Es la principal causa de suicidio, la cual ha aumentado un 60% en los últimos 50 años (aproximadamente 800 mil personas se suicidan cada año).


En el Perú, 1 millón 700 mil personas padecen depresión y solo 425 mil llegan a tratarse. Cada 22 minutos alguien intenta quitarse la vida en nuestro país. Además, en la población mayor de 12 años, los trastornos depresivos tienen una prevalencia anual que varía del 4% en Lima rural y 8,8% en Iquitos; y se estima un promedio nacional de 7,6%.


SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN


Su causa es multifactorial: genéticas, ambientales, traumas, enfermedades, entre otros. Es importante tener en cuenta el tipo y el grado severidad de la depresión para un adecuado manejo integral del mismo que pueden ir desde síntomas leves o a tener ideas o actos suicidas.


Los indicios que nos harán sospechar de una depresión son:

Pensamiento negativo o distorsionado, dificultad para concentrarse, menor tiempo de reacción, olvidos, indecisión, fatiga, procrastinación, falta de voluntad, miedo, apatía, alteraciones del sueño y apetito.


SISTEMA ENDOCANNABINOIDE Y DEPRESIÓN


Existe evidencia preclínica y clínica del importante rol que juega el Sistema Endocannabinoide en la depresión y de que su desequilibrio puede favorecer a su aparición, ya que presentamos una gran cantidad de receptores cannabinoides en la amígdala, hipocampo y corteza prefrontal, zonas que regulan el estado de ánimo y las emociones (1).

También se ha observado y analizado, por ejemplo, una disminución de anandamida y del 2-AG, los dos principales endocannabinoides que tenemos; en estudios realizados en humanos (2).