Tres preguntas frecuentes sobre el THC

Algunos creen que solo el cannabidiol (CBD) es medicinal. En este post, resolvemos algunas de las cuestiones más recurrentes sobre el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC).


[Foto: Aleksandr Kravstov / Getty Images]


¿Afecta la salud mental?

Como señala la Dra. Bonni Goldstein, en su libro “Cannabis is medicine” (2020), la planta y sus derivados han sido usados por pacientes con depresión y ansiedad desde hace más de doscientos años. Si bien algunos usuarios medicinales reportan que, con ello, han disminuido o incluso reemplazado a las benzodiacepinas y antidepresivos, debemos precisar que estos casos son con dosis altas de cannabidiol (CBD) y dosis bajas de delta-9-tetrahidrocannabinol (THC). En caso de dosis altas de THC, se corre el riesgo de que active la ansiedad o provoque un exceso de relajación. Por ello, es importante que, para uso medicinal, se consulte con un médico o médica capacitada para llegar a dosis óptimas.


¿Es recreativo y no medicinal?

Algunos creen que solo el CBD tiene propiedades terapéuticas. Sin embargo, hay evidencia científica concluyente de que cannabis con THC tiene propiedades analgésicas (dolor crónico neuropático); antieméticas (combate náuseas y vómitos en pacientes oncológicos que llevan quimioterapia); antiespasmódicos (esclerosis múltiple). Además, hay evidencia moderada de que, en ratios 1:1 de THC/CBD, la cannabis puede ayudar a mejorar la calidad del sueño en pacientes con fibromialgia, dolor crónico y esclerosis múltiple. La evidencia es limitada en casos de pacientes con VIH/Sida (aumento del apetito), síndrome de Tourette (cápsulas de THC) y estrés postraumático (THC sintético).



¿No se puede usar en niños?

Otra creencia acerca del THC es que este cannabinoide no puede ser usado en pacientes pediátricos; sin embargo, hay casos y estudios que señalan lo contrario. En el 2019, se publicó en la revista Nature, un estudio del químico médico Raphael Mechoulam (Israel) y otros, en el que se evaluó a 188 niños y niñas con trastorno del espectro autista (TEA) que usaron productos por la vía sublingual con 1.5% de THC (30% de CBD), lo que sería una sustancia controlada en Perú y