¿Qué tan importante es el certificado de análisis en la cannabis de uso medicinal?

Actualizado: sep 18

Por miles de años hemos consumido esta planta de forma medicinal sin ningún problema y confiábamos en el alquimista y en su sabiduría para preparar sus pócimas medicinales.



Ya que la cannabis es una sustancia de muy baja toxicidad y a la vez de una alta efectividad, se convirtió en una planta segura para el organismo y de uso habitual. Lo que sí observaron fue que, con dosis altas del preparado, la persona que la consumía podía generar reacciones como taquicardia, mareos y ansiedad; lo que hoy se conoce como el efecto bifásico.


Con el pasar de los años, llegó la era industrial y agroquímica y no sólo nos empezamos a fijar en la cantidad de los compuestos activos de la planta, sino también en moléculas que podrían ser nocivas para el organismo.


Pesticidas, metales pesados y bacterias son comúnmente encontrados en diversos productos a base de cannabinoides, por eso en la actualidad es de suma importancia que se realice el certificado de análisis (COA) tanto a la materia prima (flores de cannabis) como al producto terminado (resina, aceites, cartuchos).


En el Perú los COA aún no son una práctica común, ya que se requieren dispositivos costosos como cromatografía de gases, cromatografía líquida de alta resolución y espectrometría de masas. Por eso observamos muchos productos de dudosa procedencia, que pueden ser peligrosos e inclusive letales para una persona que curse con una enfermedad que involucre un sistema inmune deficiente.


Esto poco a poco está cambiando por el bien de los pacientes y, con ello aseguraremos la calidad, la consistencia y la seguridad de la medicina que la persona consumirá.


Pero, ¿qué debemos analizar y saber de los COA para confiar y confirmar que el producto es de calidad?


Perfil de fitocannabinoides y terpenos:


Analizando estos compuestos activos de la planta, podemos saber cuáles están presentes y en qué cantidad, permitiendo ser más eficaces y específicos en el tratamiento ya que sabemos que las diversas combinaciones de estos compuestos nos darán distintos efectos en el organismo. Se disminuirá además las posibles reacciones adversas por una sobredosificación, sobretodo del compuesto tetrahidrocannabinol (THC), el cual tiene múltiples propiedades y beneficios pero que a dosis altas puede generar mareos, ansiedad y hasta puede llegar a una psicosis aguda que si bien será reversible y de corta duración, puede ser determinante para que el paciente continúe o abandone el tratamiento.


- Ejemplo de perfil de cannabinoides



Observamos en la parte superior la medida de la potencia en: peso en porcentaje (wt %)/miligramos por gramo (mg/g) y miligramos por mililitro (mg/mL). La cantidad de miligramos es más importante, ya que es la que utilizamos para la dosificación. En el ejemplo, hay 56,95 miligramos por 1 mililitro de CBD y 4,74 miligramos por 1 mililitro de THC, lo que demuestra que es un producto con Cannabidiol (CBD) dominante.


Otro punto importante es que en la parte superior está el total de CBD Y THC, habiéndose sumando el CBD descarbolixado con el del CBD ácido y de igual manera para el THC. En la parte inferior tenemos la cantidad de cannabinoides separando el CBD y el THC de sus formas ácidas y descarbolixaladas.


- Ejemplo de perfil de terpenos



Se muestran cantidades significativas de mirceno, linalol, limoneno, alfa-humuleno y beta-cariofileno por lo que tendrá propiedades antiinflamatorias, para el estado de ánimo y el dolor.


Prueba de disolventes residuales

Para extraer los compuestos activos de la planta de la cannabis, se utilizan diversos solventes que posteriormente deben de ser retirados del producto final, si no se retiran se les conoce como “residuales” y pueden ser perjudiciales para la salud.


Por ejemplo el butano, propano, pentano y hexano que son comúnmente utilizados para extraer los cannabinoides y terpenos, pueden ser sustancias potencialmente cancerígenas si no se purgan de una manera adecuada. Existen otros métodos de extracción como por ejemplo la extracción de dióxido de carbono supercrítico (CO2), el cual no será nocivo, pero perderá potencia en los terpenos disminuyendo así la efectividad de la medicina. Lo más importante es poder analizar la muestra sea cual fuera el método de extracción para así poder asegurarnos que no presenten estos solventes residuales.


- Ejemplo de prueba disolventes residuales



Se observa un aumento significativo del solvente éter etílico, por lo que un paciente no debería de ingerirla y debería ser desechada.


Prueba de bacterias, hongos y micotoxinas

Contaminantes por microorganismos de origen infeccioso pueden ocurrir durante el cultivo y/o durante cualquier etapa de elaboración de la medicina. Por esto es de suma importancia tener buenas prácticas y estándares de calidad rigurosos durante todos los procesos para así disminuir este riesgo. Imagínense un paciente inmunocomprometido por una enfermedad tumoral y en quimioterapia, puede ser muy riesgoso para ellos el consumir una medicina cannábica contaminada por hongos (aflatoxina y ocratoxina) o bacterias.


- Ejemplo de prueba de bacterias, hongos y micotoxinas



Está muestra está limpia y apta para el consumo, libre de patógenos.


Prueba de pesticidas

Utilizar pesticidas químicos por parte de los cultivadores como insecticidas, herbicidas y fungicidas puede favorecer la aparición de cáncer; irritación de la piel; disfunción endocrina, trastornos neurológicos (incluida la enfermedad de Alzheimer y el TDAH), problemas reproductivos, entre otros, por lo que su uso debe de evitarse. Tener en cuenta también que si se realiza una extracción de alguna flor de cannabis que esté con algún tipo de pesticida, este también se concentrará en el producto final.


- Ejemplo de prueba de pesticidas



Está prueba salió positiva al pesticida malatión, el cual puede afectar sobretodo al sistema nervioso por lo cual ese envase debe de desecharse.


Prueba de metales pesados


¿Sabían que alrededor del desastre nuclear de Chernobyl se plantó cañamo? Esto es debido a que la cannabis es un bioacumulador, lo que significa que absorben minerales, incluidos metales pesados y nutrientes del suelo; por ejemplo se utilizan para la fitorremediación, un proceso mediante el cual las plantas pueden limpiar el suelo o el agua subterránea para extraer sus contaminantes. Esto puede ser de beneficio para el suelo u agua, pero no para una persona que vaya a consumir una medicina, por lo que siempre debemos de analizar si hay presencia de estos compuestos. Generalmente se buscan y analizan los metales como el arsénico, el plomo, el cadmio y el mercurio.



Como pueden ver es primordial y de suma importancia que las medicinas a base de cannabinoides sean analizadas para asegurar la calidad de la medicina y el paciente no presente ningún tipo de reacción adversa debido a algún contaminante.


En el Perú, se realizó una prueba que medía la cantidad de cannabinoides en diversos aceites a base de cannabinoides tanto artesanales como el vendido por el Ministerio de Salud (DIGEMID). Este análisis fue realizado por el químico farmacéutico Pedro Wong y el magíster en química Fabiano Soares. En tres de estas muestras, no se pudo detectar ni CBD ni THC, lo que incumplía con lo que se señalaba en el etiquetado.


La información sobre el contenido del producto cannábico, sean flores o sus derivados, es muy importante también porque son los datos con los que el profesional de la salud iniciará una dosificación en el tratamiento. A propósito de este tema, la Apemedcann y el laboratorio peruano Cann Farm, organizamos una conferencia gratuita con la exposición del Dr. Mariano García de Palau (España, Kalapa Clinic). El video de la conferencia lo pueden ver aquí:




41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo